El surrealismo y la antipoesía plantean el extrañamiento como un valor de la producción estética de sus respectivas manifestaciones artísticas. En la manipulación escénica de objetos el extrañamiento significa dos cosas, el objeto se vuelve extraño y raro debido a sus transformaciones o el objeto nos hace extrañar los mundos y tiempos que están ausentes, sentir una silenciosa nostalgia. En consecuencia hay dos tipos de manipulación: transformativa y evocativa.


Juguemos a ser arqueólogos de lo fantástico, la exploración
lúdica del objeto plantea un ejercicio de imaginación y
observación en el que monstruos gigantes y cuerpos
imposibles provienen de materiales tales como ropas usadas,
cartones, teteras, botellas, herramientas etc. En resumen
se plantea como un espectáculo visual y sensorial, donde la
fuerza expresiva radica en la creatividad y el constante juego
de transformación de los elementos escénicos en analogías y
metáforas visuales.


Gianni Rodari / Gramática de la Fantasía
una palabra dicha impensadamente, lanzada en la mente de quien nos escucha, produce ondas
de superficie y de profundidad, provoca una serie infinita de reacciones en cadena, involucrando en su caída sonidos e imágenes, analogías y recuerdos, significados y sueños, en un movimiento que afecta a la experiencia y a la memoria, a la fantasía y al inconsciente, y que se complica por el hecho que
la misma mente no asiste impasiva a la representación. Por el contrario interviene continuamente, para aceptar o rechazar, emparejar o censurar, construir o destruir

Manipulación escénica de objetos
···