La esperanza solarpunk es inmensa y compleja. No niega nada, se preocupa detalladamente y afronta el miedo. Le cabe dentro una desesperanza putrefacta que se convierte en musgo, y una tristeza cariñosa, de besos sabor salado, dirigida hacia la naturaleza y la gente amada.