Algunos físicos interpretan el caos como ciencia del proceso antes que del estado, del devenir antes que del ser.