Si las imágenes pueden circular y compartirse, ¿por qué no todo lo demás?